Ocho recientes autobiografías que no te defraudarán

Posted by on Abr 25, 2017

  • EL DIARIO DE LA PRINCESA. Carrie Fisher. 

    La actriz que siempre recordaremos como la princesa Leia de La Guerra de las Galaxias dejó poco antes de morir un ameno libro de memorias (el segundo en realidad, ya había publicado uno en 2009), en el que, además de su romance con Harrison Ford durante el rodaje de la película original, desvela con bastante humor y franqueza su cara B: sus problemas con el alcohol y las drogas (sobredosis incluida), su trastorno bipolar, su matrimonio relámpago con el cantante Paul Simon y el posterior con otro hombre al que, como cuenta “se le olvidó decirme que era gay… y a mí darme cuenta”.  Una princesa francamente muy terrenal y divertida.

BORN TO RUN. Bruce Springsteen

La legión de seguidores con que el Boss cuenta en España logró que la autobiografía  de este se encaramara al número uno de ventas de libros de no ficción en nuestro país, nada más publicarse, aunque no duró mucho. Se han escrito muchos libros sobre él, pero este tiene el valor de repasar su carrera en primera persona; sus ídolos e influencias, cómo decidió dedicarse a la música, y la gestación y el proceso de sus grandes álbumes. Con una sorprendente revelación: en los últimos quince años Springsteen ha padecido episodios muy serios de depresión y apenas reunía fuerzas para levantarse de la cama cada mañana. Los famosos también lloran.

 

AÚN NO ESTOY MUERTO. Phil Collins.

A pesar de su fúnebre y poco afortunado título, y de su lamento inicial (“Estoy desesperado. Mi oído derecho está kaput y el izquierdo lleva una década fastidiado”), la autobiografía de Phil Collins nos le muestra tal como le conocemos: un tipo simpático y llano a más no poder. Y es este barniz de humor y el tono socarrón, además del repaso a su carrera musical ,el que la convierte en un libro ameno y divertido, especialmente para quienes, como en EL LIBRO DE SU VIDA, nos declaramos eternos fans suyos. Como él mismo escribe: “Tal vez seas un admirador o tal vez te pique la curiosidad sobre ese pesado que no dejaba de salir en las listas de grandes éxitos hace unos treinta años. En cualquier caso, te doy la bienvenida”.

 

PRIMERA PÁGINA. Vida de un periodista (1944-1988). Juan Luis Cebrián.

Memorias parciales, por su ámbito temporal  (habrá continuación), prácticamente imprescindibles para profesionales del periodismo, pero altamente interesantes también para quien quiera conocer cómo se desenvolvía la profesión durante el franquismo, y sobre todo cómo se gestó y desarrolló El País, el gran referente intelectual de la España democrática. Por sus páginas desfilan buena parte de la clase política de aquel tiempo, se rememora la noche del 23-F en aquel diario y el triunfo del PSOE y su estrecha relación con los gobiernos socialistas. Con Cebrián repartiendo alabanzas (la mayoría) y dardos entre todos los citados.

 

VALIÓ LA PENA. Jorge Dezcallar.

Que quien era director del CNI durante los atentados del 11-M cuente de primera mano cómo se vivieron dentro del servicio secreto, y las instrucciones y presiones que recibió en aquellos días desde el gobierno de Aznar, justificaría por sí solo el interés de estas memorias. Pero si además estamos hablando de un diplomático español de primer nivel ya desde los primeros compases de la Transición, embajador más tarde en Marruecos, Washington y la Santa Sede, el gozo intelectual de la lectura está asegurado. Casi un pequeño tratado de diplomacia y política internacional, escrito de una manera muy amena y que produce una inevitable envidia por todo lo que Jorge Dezcallar tuvo ocasión de vivir.

 

EL INTRUSO. Mi vida en clave de intriga. Frederick Forsyth

De jóvenes devoramos las novelas –Odessa, Chacal, Los Perros de la Guerra– que convirtieron a Frederick Forsyth en uno de los más grandes autores de best-seller. Antes de ello había sido periodista y cubierto varios conflictos internacionales. Ha tardado muchos años en decidirse a contar su vida, pero ha valido la pena. Historia, aventura y literatura se mezclan en su autobiografía, en la que por fin revela lo que siempre se sospechó: su colaboración con el espionaje británico a raíz de su cobertura de la guerra de Biafra entre 1967 y 1970.

 

MANUAL PARA MUJERES DE LA LIMPIEZA. Lucia Berlin.

La norteamericana Lucía Berlin tuvo una vida de lo más singular: vivió en México, Chile y distintos estados de su país; se casó tres veces, tuvo cuatro hijos, fue una alcohólica redomada aun siendo madre, y al tiempo que escribía trabajó como enfermera, ayudante de dentista o limpiando casas, hasta lograr un empleo de profesora de literatura. “Manual para mujeres…” no es una autobiografía sino una colección de relatos, pero prácticamente todos están inspirados directamente en su propia vida. E irán enganchando al lector sin remisión.

 

LA ISLA DEL PADRE. Fernando Marías.

Tampoco aquí estamos hablando propiamente de unas memorias. ¿O tal vez sí? Fernando Marías evoca a su padre, marino y viajero, tras la muerte de este en 2013, en una obra con técnica de novela  que trata de recuperar el pasado y la personalidad de su progenitor y llenar a la vez lagunas en la historia del propio escritor y su familia. Lagunas que ya nunca podrán compensarse con el testimonio directo y oral de quien falleció. Otro interesante ejercicio en torno a uno de los temas eternos de la literatura: la relación entre padres e hijos y el afán de recuperar y conocer lo que nunca preguntamos en su momento.