Fernando Molina

ECHANDO LA VISTA ATRÁS

A mis ochenta y siete años, y a iniciativa de mis hijos, me he visto embarcado en esta aventura de repasar mi ya larga vida. No lo he hecho en mi mejor momento, pues el reciente fallecimiento de la mujer con la que he compartido muy felizmente tantos años me ha dejado desarbolado, pero reconozco que echar la vista atrás y recordar tantas cosas ha sido una experiencia agradable.

Les agradezco a mis hijos haber querido que dejara testimonio, el cual queda ya a disposición también de mis seis nietos. Con unos y con otros espero seguir compartiendo aún muchos momentos, pues si de algo estoy orgulloso en mi vida es de lo unidos que siempre hemos estado.

                                                                                                                                                 Fernando Molina